Revista
Tiempo Latinoamericano

   ES      EN      PO

Presentación

Con la publicación de la REVISTA TIEMPO LATINOAMERICANO, desde 1982, en las postrimerías de la dictadura militar argentina, un grupo de cristianos de Córdoba, con perspectiva ecuménica, pluralista y liberadora, ofrece sus páginas a comunidades de base, parroquias, movimientos de jóvenes, de mujeres y organizaciones sociales, gremiales y políticas, recuperando la memoria del Obispo mártir Enrique Angelelli. Su lema con un oído en el Evangelio y otro en el Pueblo inspira el propósito de revitalizar el compromiso por una sociedad justa, fraterna y solidaria. En sus páginas se fomenta el debate social, político y bíblico-teológico; se comparten reflexiones teóricas y experiencias de organización popular, locales, nacionales y latinoamericanas.

Las luchas, contradicciones y desafíos presentes en los procesos populares abrieron a temáticas como democracia participativa, pueblos originarios, derechos humanos, cuidado del medio ambiente, género y construcción del martirologio latinoamericano.

Editorial (Julio de 2020). El Pan de los Pobres

Revista nº106La pandemia del COVID19, que en todas partes del mundo azota de un modo especial la vida de los más empobrecidos, también en nuestro país y el continente latinoamericano volvió a cuestionar las bases injustas de la sociedad en la que vivimos... Seguir leyendo...

24 de marzo. (Hacer) Memoria

Video 24 de marzo

"Necesitamos que la memoria de las injusticias y atropellos padecidos, nos alienten a defender la justicia y el derecho en todos los ámbitos y para todos por igual.

Necesitamos que la memoria de las falacias, silencios y mentiras con que se pretendió ocultar aquel genocidio, nos haga tomar conciencia de las familias destruidas, los hogares mutilados, la sociedad entera atropellada, no serán restaurados sin la verdad y el sinceramiento". 24 de marzo. ¿Y si ensayamos la memoria? - Revista Tiempo Latinoamericano n°59 - Mayo de 1998. Seguir leyendo...

Editorial (Julio de 2019). Exigencias de la memoria

Revista nº105Cuando cerraron el ataúd aquel 6 de agosto, y en el panteón de los obispos lo sellaron con la piedra de laja, las máximas autoridades eclesiásticas, militares y civiles creyeron que sepultaban para siempre al que hasta hacía dos días había sido el Obispo de La Rioja.

Solo los pobres y quienes compartían sus vidas, los que en ese momento no pudieron hacer oír su voz, afirmaron que al obispo lo habían matado y cantaron con esperanza el himno de la paz “Vamos a vencer, al fin”... Seguir leyendo...