Revista
Tiempo Latinoamericano

   ES      EN      PO

Editorial (Julio de 2000)

Para distribuir y compartir

Revista nº65 (Cliquee para ver/descargar)”Estamos en una nueva era histórica;
ella exige claridad para ver,
lucidez para diagnosticar
y solidaridad para actuar”

(Enrique Angelelli, La Rioja, 4 de junio de 1969)

Hace más de 30 años, el Obispo Angelelli, haciéndose eco de los nuevos aires del Concilio y Medellín para concretar el compromiso cristiano, rescataba la metodología jocista que él había bebido en sus tiempos de Asesor de la Juventud Obrera Católica.

“UNA NUEVA ERA HISTÓRICA”

Desde su rincón riojano Angelelli levantaba su voz profética para anunciar la llegada de una época nueva. Eran tiempos de resistencia al autoritarismo militar y a la postergación social que en reacción hacían florecer espacios de organización y movilización popular. La histórica puja de intereses estallaba en nuevos conflictos sociales preanunciando el advenimiento de una realidad que hoy palpamos en toda su crudeza.

Una nueva era histórica caracterizada por la hegemonía de la globalización neoliberal excluyente, luego del reemplazo de las dictaduras militares por la dictadura del poder económico, que provoca nuevas formas de resistencia mientras se rearticulan los movimientos sociales que emergen con nuevas características luego de las violentas represiones sufridas.

Angelelli urgía a una presencia cristiana en el mundo concreto consciente del aporte específico que como mandato evangélico debía asumirse para producir las transformaciones sociales que hicieran visible la fraternidad y la justicia. Reafirmar la identidad, no con los antiguos aires triunfalistas de cristiandad, sino como fermento ineludible capaz de revolucionar la masa.

Para ser eficaces en esta tarea resulta imprescindible caminar con los pies en la tierra. De allí las tres exigencias del método jocista:

CLARIDAD PARA VER”: Despojarse de anteojeras para comprender la realidad tal cual es, con los cambios que han calado en el substrato cultural modificando comportamientos sociales: mayor conciencia de los derechos en medio de una cada vez más extensa geografía de la pobreza. Un análisis de la realidad que se define desde sus propias categorías sociológicas.

LUCIDEZ PARA DIAGNOSTICAR”: La capacidad de evaluar y juzgar los datos de la realidad imaginando creativamente las alternativas que encaminen soluciones y hagan posible los cambios necesarios, en base al proyecto que contiene los valores de Jesús.

SOLIDARIDAD PARA ACTUAR”: La obligación de no quedarse en las palabras y asumir la tarea de construirla comunidad. Sobre la base de la fraternidad debe consolidarse la organización capaz de actuar con eficacia y valentía, conscientes de que los derechos se conquistan porque no llueven del cielo ni son la concesión graciosa de los dueños del poder.

El 24 aniversario del martirio de Mons. Angelelli nos convoca a reflexionar los desafíos y las perspectivas para los cristianos en América latina. La memoria histórica se hace más necesaria cuando el horizonte se presenta difuso o las crisis nos sitúan en la incertidumbre. Hacemos memoria de nuestros mártires porque necesitamos recuperar el testimonio de su lucha para que cada CASA tenga en su MESA el PAN para compartir.

Será el encuentro eucarístico, la acción de gracias que celebra el reconocerse como hermanos mientras luchamos para que todos estemos incluidos en la casa nueva y grande que necesitamos construir. Organizados, unidos y solidarios, desgranándose como el maíz que acepta transformarse para alimentar la fraternidad y la justicia, con el trabajo y la participación de quienes están dispuestos a aceptar la lógica de la distribución, opuesta a la del mercado, que todo lo vende y todo lo compra.

Equipo Tiempo Latinoamericano